Plataforma Civico Radical

Politica Ciudadana

¿Para que sirve la Carcel?

Yo creía (ya no) que las cárceles y en los países “civilizados”, eran necesarias para castigar, corregir y tratar de reeducar a los presos, que necesitaran todo ello para reinsertarlos en la sociedad y casos extremos que permanecieran en ellas de por vida; entendiendo que en todos los casos, mejor trabajando que simplemente “enjaulados”, con lo que de daño de todo tipo puede percibir y padecer el individuo inactivo.

            Lo que nunca pensé, es que en las cárceles, se pudiera vivir con tantos derechos y tan pocas obligaciones; con tantos privilegios como hemos visto, sobre todo en los últimos tiempos (en España, terroristas cuasi “a cuerpo de rey” ; menos aún que en las cárceles, bandas de bandidos dirijan esas bandas que roban y matan en el exterior; que en ellas exista tráfico de drogas y de todo lo que el preso necesite, si es que tiene dinero para pagarlo; que las cárceles sirvan como verdaderas “universidades”, para enseñar nuevos tipos de delincuencia a todo aquel que no lo sabía; etcétera, etcétera. Por tanto las cárceles y para mí, son uno de los grandes fracasos de la sociedad “moderna”; no sirven para nada bueno, o es tan poco lo que aportan, que necesitan estudio y reformas en profundidad, pero que nadie se atreve a plantear ello, por cuanto ocurre. Igualmente en todo el entramado de leyes y “sus servidores” por lo que ocurre y que nadie comprende o entiende, el por qué delincuentes que debieran estar en la cárcel, no lo están. Y “otros”, que debieran ser expulsados de un cometido que deshonran; y metidos en la cárcel,  “siguen con la toga puesta”.

           Recuerdo mientras escribo un viejo “chiste”, que en la España democrática de hace casi un siglo, cuentan sobre dos políticos que iban dando mítines pueblo por pueblo; y el orador indefectiblemente, prometía en el discurso, el que si ganaban las elecciones, dedicarían una cantidad para arreglo de la escuela, y otra cantidad cinco veces mayor para el arreglo de la cárcel. Aquello sorprendió a uno de los acólitos acompañantes, el que no dijo nada; pero terminado el discurso y ya a solas ambos; le inquirió diciéndolo… “te has debido equivocar, puesto que habrás querido decir que la cantidad mayor era para la escuela y la menor para la cárcel”… a lo que aquel, impertérrito le contestó… ¿Tú crees que tú y yo estamos ya en edad escolar? Todo un canto a la perversidad del político profesional, que preveía incluso su futura estancia en cualquier cárcel de su distrito y por ello las quería bien pertrechadas.

            Otro caso curioso ocurrido en la actual España, es el de un preso, un tal “Taguas” de apellido, que habiendo estado en diferentes ocasiones en la cárcel y puesto en libertad, se planta ante la penitenciaría en una extraña protesta, puesto que este desgraciado, pretende seguir de por vida en la cárcel; convencido que “su vida ya es el presidio”, no se considera con fuerzas para vivir fuera; ello lo ha repetido más de una vez; o sea que lo sueltan, delinque y vuelven a meterlo en la cárcel… es para mi, la máxima prueba de la degeneración que las cárceles “modernas” transmiten.

            Pero ahora viene la gran sorpresa y que nos llega de USA, concretamente del estado de California; dónde es el propio gobierno estatal el que ofrece… “A los delincuentes con “condenas menores” la posibilidad de cumplir sus penas con grandes comodidades y privilegios, pagando el equivalente a 75 euros diarios”. Esto existe desde hace años en una docena de cárceles municipales; con ello estos “medio presos”, gozan de celdas individuales y sin barrotes, teléfono móvil y otros utensilios modernos, salir durante el día a sus quehaceres o trabajos, etc.; o sea, una condena para adinerados y que ya se encargarán los abogados de que sea extensiva a quienes ni se imagina; pues menudo caletre desarrollan algunos, cuando hay bastante dinero por medio y quién sabe sin con la connivencia de algunos fiscales, jueces o magistrados, por aquello que tantas veces vemos… “o sea, que poderoso caballero es don dinero… y que como decía Onassis… todo en este mundo se compra con dinero… y lo que no se compra con dinero… se compra con más dinero”. En resumidas cuentas, que aún con los límites que se quieran, pero lo que queda claro es que quien tenga dinero, puede delinquir en todos esos delitos que ampara leyes o reglamentos para disfrutar de estos nuevos hoteles, que con el nombre de cárceles, igual resultan un nuevo excitante para una parte de esa sociedad hastiada de todo tipo de goces y que con ésta opción, pueden experimentar incluso algún tipo de masoquismo, acompañado de alguna otra perversión.

                                                            Antonio García Fuentes

Anuncios

julio 5, 2007 - Posted by | COLABORACIONES

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: