Plataforma Civico Radical

Politica Ciudadana

Lo Masivo y Pernicioso.

Desde muy pequeño escuchaba decir a los mayores, una frase que no olvido y que era repetida a la primera ocasión propicia… “La mucha gente no es buena ni para la guerra”. Luego y también desde niño y habiendo vivido aquella terrible posguerra franquista, conocí todo tipo de colas y aglomeraciones, puesto que había que hacer cola hasta por “el poco pan nuestro de cada día”, que nos vendían, cortando aquellos cupones de las cartillas de racionamiento (guardo la mía, que valoro hoy más que un diamante de buen tamaño) y que duraron hasta el año 1952.

Estimo que nada de lo que se les “inocula” a las masas para que lo consuman, asimilen, practiquen o vivan en general (hoy) resulta positivo para la sociedad en conjunto; puesto que esa denominada “globalización”, no es otra cosa que un sistema de masificar o para masificar, y para que al final; unos pocos nos digan, que comer, que beber, que orinar o defecar y por descontado… qué hacer o pensar en cada momento. Es en definitiva, la más sibilina forma y manera de anular la personalidad individual, que es la base de todo lo que haya alcanzado de positivo y desde “las cavernas”, este animal que se nos conoce como el ser humano… que de “sapiens”, tiene poco y de “sapiens-sapiens”… casi nada en absoluto.

Idiotamente y por ejemplo, se nos ha acostumbrado (a mi no desde luego) a que hay que beber líquidos azucarados o “asacarinados”, con o sin cola; aguas embotelladas y zumos sintéticos y por tanto antinaturales. Y mediante esas publicidades malditas y que se conocen como “subliminal”; hacen ver a las masas, que hay que consumir ello por cuanto es lo mejor de lo mejor… mentira… lo natural y empezando por el agua es lo mejor y lo que necesita cualquier ser humano; y tan buena es el agua de la red municipal (si es que la tratan y vigilan como manda la ley) como las que se pagan embotelladas y a precios cuasi del “vino”… habiendo entrado ya, en que… “hasta el agua tiene sabores y por tanto aromas o bouquet como el vino embotellado”… como para mondarse de risa.

 En los alimentos sólidos ha seguido y sigue igual tendencia, puesto que hubo que masificar el trabajo y que entraran en esa masificación hasta las mujeres en su totalidad (lo que ha producido el desastre familiar actual) cosa que debieron pensar hasta las mujeres y saber si querían trabajar… o ser madres de familia y tener un hogar; puesto que ambas cosas son bastante difíciles (no digo imposible) de lograr en esta vida de prisas y consumos masivos que lo liquida todo… “todo el dinero que se gana, puesto que esta sociedad tiene recursos hasta para arruinar a los que se cree poderosos”.

Por el contrario en esos tipos de vida y la alimentación que obliga… ya se ha dicho (Greenpeace) que en el cuerpo humano, hay hoy unos trescientos componentes químicos que no los tuvieron nuestros abuelos… “quizá y de ahí el que hoy para dejar preñada a una mujer, tengan que intervenir hasta la alta tecnología”… “cuando antes y por cualquier descuido, la hembra quedaba preñada y bien preñada”… lo reconocen los nuevos científicos… o sea que reconocen la debilidad de espermatozoides y óvulos… no hablemos de la infinidad de enfermedades degenerativas y físicas… y tampoco de las mentales, puesto que “el manicomio” que siempre se dijo de la sociedad (“aquel loco aseverando en su manicomio, que no, que el manicomio estaba fuera” … hoy ya es incalificable, por la cantidad de hechos aberrantes que se realizan a lo largo y ancho de todo este “globo que quieren globalizar… no civilizar, que es otra cosa”.

Así y hoy mismo… el que puede degustar un plato de lentejas, garbanzos, judías u otros sencillos platos calientes; y realizados a la antigua usanza… se le saltan las lágrimas de “gusto ancestral”… puesto que se dice, que ya la principal enfermedad de Occidente, es el estreñimiento… “o sea que la mayoría ya no pueden ni cagar”… ¿abrase visto mayor desgracia?… por ello quizá acerté hace muchos años, con aquello de que… “nos han llevado muy deprisa hacia ninguna parte”… yo y gracias a mi magnífica esposa (que siempre estuvo en casa y como señora de la misma) sigo en “las lentejas, alubias, garbanzos y cientos de platos más que afortunadamente a ella le enseñaron otra muy buenas mujeres mayores que ella o que ella supo crear”.

Si nos vamos a cualquier otro tipo de consumo, podemos ver que nada masivo es bueno… ni incluso ese fenómeno denominado “Harry Potter”, que no es otra cosa que un nuevo producto que la masa aceptó y que sigue aceptando como una droga (ya ni hay críticos literarios y que ejerzan como tales, hoy sólo se trata de vender montañas de papel impreso)… y puede que en mayoría, sea el único libro que han leído en su vida y dudo que lo lleguen a entender. Termino recordando una cita de Horacio… “No pretendas que la multitud te lea, confórmate con pocos lectores”. Amén.

Antonio García Fuentes

Anuncios

julio 27, 2007 - Posted by | COLABORACIONES

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: