Plataforma Civico Radical

Politica Ciudadana

El Poltergeist de ZP.

Como en la película de Spielberg, de la piscina de la apacible residencia familiar emergen los duendes siniestros de esa ignominia para alborotar el tránsito político de un curso de naufragios y fracasos a otro de precampaña alborotada de fanfarrias promisorias.

Los periódicos de ETA y del nacionalismo escupen por sus rotativas el testimonio del cambalache al que el presidente se prestó con la ya proverbial convicción temeraria de un aprendiz de brujo.

Acuerdos en los que se reconocía el carácter político del conflicto vasco, documentos que admitían la autodeterminación, planes de reinserción remunerada de los terroristas, mesas en las que el Estado se arrodillaba ante el programa del soberanismo, papeles que recogían el trizado del modelo constitucional.

Reuniones a dos, tres, cuatro bandas; con los etarras, con los batasunos, con los peneuvistas. Mediadores suizos, noruegos, irlandeses, vaticanos. Una hilera de apariciones que salen de las sombras para dar fe de la enorme engañifa, de la mentira masiva con que el Gobierno se saltaba sus palabras, sus promesas, sus compromisos -¡ante el Parlamento!- y sus reiterados mensajes de opinión pública.

Un aquelarre de revelaciones que ponen de manifiesto la envergadura y la profundidad del engaño que el presidente pretende ahora minimizar como un episodio intrascendente y remoto.

Pero era su piedra angular. Tanto que sobre ella estaba dispuesto -papeles hay, y los leeremos- a construir un nuevo modelo de Estado, fiado en la falsa seguridad de que la paz -la pazzzzzzz solemne de los hueros discursos- justificaría los manejos pintando de colores los ribetes de la infamia.

Sí, al final se rompió el juego, pero fue ETA la que tiró del tapete en su insano delirio de vértigo y poder. Pero las cartas estaban sobre la mesa, y las había aceptado, cuando no sacado, el Gobierno que ahora intenta sacar pecho para vender como un gesto de coraje y firmeza el fracaso de su humillante postulación imprecatoria.

Ya no vale el silencio ante esta macabra procesión de espectros. No sirven los exorcismos ventajistas ni los ardides que disfrazan de responsabilidad lo que no fue sino un amargo chasco rodeado de engaños. Y aún quedan las actas; el jardín de las delicias está minado de fenómenos extraños.

Anuncios

agosto 1, 2007 - Posted by | COLABORACIONES

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: