Plataforma Civico Radical

Politica Ciudadana

VERGÜENZA NACIONAL

 El más tonto o el más lerdo de los seres humanos, que consideramos como “normales”, lo entiende y lo entiende aunque sólo se ilustrara en “el Catón”; pero una gran parte de “los enterados” políticos y en especial los colonialistas (de separatistas nada de nada, les interesa seguir practicando “la sanguijuela” colonialista) vascos y catalanes, no lo quieren entender o mejor dicho, constantemente se enfrentan al Estado y sus débiles estamentos, con enfrentamientos que no creo posibles en cualquier país o nación civilizados… ¿nos podemos denominar civilizados en España? Creo que no.
 Las aspiraciones civilizadas acabaron cuando nos otorgamos una Constitución (que no nos la regaló nadie sino que votamos por mayoría absoluta) va para treinta años y no sólo no se cumple la mayoría de “cosas” allí escritas, sino que cosas vitales se pisotean y quedan fuera de la Ley (“de leyes, ojo” y aquí no pasa nada.

 Un solo, vergonzoso y abrumador caso… el de la bandera nacional; la que vascos y catalanes, no la desean de ninguna de las maneras (supongo que minorías) y por la presión de la política dominante en esas “tierras españolas” (no se olvide este detalle)… quizá la quieran, sólo para tirarla a la basura y que predominen solamente sus enseñas regionales (respetables para mi en el grado correspondiente); pero eso sí, sin dejar de “chupar del bote exprimiendo a la colonia con todos los recursos con que nos colonizan desde antes, durante y después de Franco”… ¿Pues si no fuese por el resto de España, podrían vivir y mantener sus altos niveles económicos, estos colonialistas? Seguro que no, en absoluto.
 Me he referido antes “al Catón”, libro noble por lo modesto, pero en el que muchos españoles aprendieron a entender nuestro riquísimo idioma (repudiado igualmente por esos colonialistas y otros menos colonialistas: “todo lo malo se pega” y el que pese a todo y a todos, se desenvuelve victorioso por todo el ancho mundo, en una expansión que no necesita nada más que de su propia fuerza expansiva… casi quinientos millones (ya) de hispano hablantes, pues esa es otra, ese medio millar de millones de terrícolas, no hablamos castellano… HABLAMOS EL ESPAÑOL.
 Con lo aprendido en ese “Catón famoso” y algunas de aquellas buenas enciclopedias de “segundo grado” (otro modesto libro pero didáctico por demás) era más que suficiente para entender, éste párrafo constitucional y que más o menos dice… “La enseña o bandera nacional se utilizará obligatoriamente en todos los edificios públicos del Estado Español y en todos los actos oficiales del todo el territorio nacional”. Pues bien, esto que cualquier niño entendería, ha necesitado diez años (dicen) para que nada menos que el Tribunal Supremo, lo ratifique… cosa que cuando escribo, se lo han pasado por los bemoles los colonialistas… quizá por aquellas otras fechorías colonialistas, de “se acepta pero no se cumple” (o algo así) que esos orgullosos colonialista (me reitero adrede para que se grabe la definición) han empleado más de una vez, para mearse en la Constitución, las leyes y los gobiernos de España y siguen “tan panchos”.
 Y no, no es fanatismo ni inquina a nadie ni a nada; es que hay que respetar lo respetable y la bandera nacional, representa a España desde el islote Perejil, hasta Bilbao o Barcelona (por ejemplo)… ¿Ocurriría esto en Inglaterra, Alemania, Estados Unidos (USA) u otros países o naciones? Creo que no, rotundamente no… “movilizarían al Ejército caso necesario”, puesto que, y volviendo a USA; que es un inmenso “queso de muchas leches humanas”; allí, cada habitante o cada familia, tiene en su casa una bandera nacional para enseñarla con orgullo tan pronto sea necesario; cada soldado lleva en su macuto una y en los momentos solemnes u oficiales, todos (blancos, negros, chinos, militares, etc.) quedan tiesos como el asta de la enseña y se ponen la mano en el pecho, reverenciando la una y oyendo el himno nacional… ello no insta, para que aún, los rebeldes confederados o mejor dicho sus descendientes, guarden uniformes de los empleados en su terrible Guerra Civil (donde y hay que resaltarlo no hubo represaliados por orden tajante de Lincoln) y que incluso hagan sus desfiles conmemorativos con aquellas banderas derrotadas entonces, pero que pueden lucir con toda libertad… ¡¡Y no pasa nada!!. Pues bien esos hechos demuestran la grandeza del pueblo estadounidense y pese a la más o menos nefasta política del momento, pero “allí las cosas sagradas ni tocarlas lo más mínimo”; su Constitución tampoco y fue (no se olvide) la primera democrática de todo el mundo y pocas enmiendas necesitó.

Antonio García Fuentes

Anuncios

agosto 10, 2007 - Posted by | COLABORACIONES

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: