Plataforma Civico Radical

Politica Ciudadana

ESPAÑA: LO QUE COSTÓ Y DEJÓ EL IMPERIO

            De la historia de los países, generalmente los gobernantes sólo comentan “las grandezas”; nunca aluden las miserias que igualmente van paralelas a esos hechos que grandiosos y miserables; son “la argamasa” en que se ha ido elaborando el edificio de la verdadera historia de los pueblos. De ellas nos enteramos por los verdaderos y meticulosos historiadores, que saben llegar al fondo de todo lo que otros, sólo reflejan “el brillo de las espumas”.

            Hoy me refiero a nada menos que a Carlos V de “Europa y no de Alemania como se nos dijo”; y  “I” de España; lo que está bien dicho, puesto que este brillante extranjero, nacido en Flandes; ante todo fue emperador, si bien usó y abusó de sus posesiones (entonces los monarcas eran dueños de sus reinos) en España, para sostener sus interminables guerras, a las que tuvo que hacer frente en la turbulenta época en que le tocó vivir; puesto que tuvo que enfrentarse desde a los sublevados “comuneros de Castilla”, pasando por su eterno rival; Francisco I de Francia (que no podía tolerar el no haber sido elegido emperador y que lo fuera el otro) y continuando con el propio Papa o Papado, la Inglaterra de su tiempo (su escisión anglicana); Lutero y sus protestantes; los  piratas berberiscos y hasta el gran Turco, o Solimán el Magnífico; puesto que este famoso emperador, se pasó la vida guerreando en pro de una obstinación o “misión sagrada” (la cristiandad; de la que se consideró primer responsable) y luchó denodadamente contra todos, incluso contra “la gota”, que como buen tragón, le acometió desde muy joven y fue la que al final, le derrotó; obligándole a retirarse al famoso monasterio (Yuste) donde nos dijeron que de ella murió… después nos han dicho que la causa fueron unas fiebres endémicas en aquella zona… “o sea, que lo que nadie logró y pese a los grandes ejércitos a que se enfrentó; un simple mosquito lo llevó a la sepultura y no siendo aún viejo”… son cosas del destino… “o que Dios así lo quiso”… todo ello se presta a meditación, “por el que se sienta mínimamente filósofo”.

            Y he dicho tragón; por cuanto abusó de habituales y fuertes comidas, y pese a que no podía masticarlas, por la deficiencia congénita de sus mandíbulas; las que no encajaban y por tanto, la dentadura no podía triturar las muchas carnes, generalmente de caza, que consumía. Por lo visto fue su única debilidad al parecer, pues el resto de tentaciones y salvando las del poder imperial; las crónicas no cuentas “deslices abusivos”.

            Pero… ¿Qué ganó España y los españoles con tan poderoso señor?… pienso que aparte del prestigio internacional, poco o nada; puesto que éste “poderosísimo emperador cristiano”; consumió todo lo que a su alcance estuvo en hombres y recursos españoles; preocupándose… “dijéremos poco o muy poco”, de quienes en definitiva lo subieron al trono imperial y le mantuvieron sus cuantiosísimos gastos; cosa que se define; con estos párrafos: “ya se habían gastado en la campaña de 1536  todas las rentas hasta 1539. Era ya el sistema de vivir sobre un crédito cada vez más alcanzado, con la carga de unos intereses elevadísimos por las sumas adelantadas por los banqueros – se había llegado incluso a pedir dinero prestado a los particulares – unos gastos tan crecidos que no bastaban las rentas regias, ni los apoyos de los otros reinos”.

            Recordemos que aparte de todo ello, el  emperador dispone “a su comodidad”, de las ingentes cantidades de oro y plata que vienen de la conquistas de América y que según datos, empiezan a llegar abundantemente, sobre 1525/1526 y las que en 1540 se afirma… llega a los cuatro millones de pesos. Todo ese oro y “todo lo demás”, pasó por España sin apenas dejar nada en ella; salvo a un pueblo en la miseria, puesto que hasta los hidalgos pobres, fueron abundantísimos y los que por falta de rentas o ingresos; muchos no pudiendo costear la dote a las hijas y  por tanto casarlas; las metían a monjas.

            Y  lo curioso de toda su historia, para mí; es el enemigo que tiene dentro del  imperio y que llega a ser el propio Papa, coaligado con Francisco I (“cristianísimo rey”  el que a su vez, se coaliga con el Turco para combatir y saquear territorios cristianos y repartirse el botín entre ambos, que se supone “antagonistas y con diferente Dios”… el francés, incluso prestaba su puerto de Marsella, como base para las galeras turcas. ¿Qué eran pues aquellas alianzas entre opuestos?; pues para mi lo de siempre; poder y dinero… “únicos dioses de antes ahora y siempre”; la religión era el pretexto; puesto que fue debido a esa ansia de riquezas, por parte del clero católico; el motivo principal para que Lutero se rebelara y con él, la gran cantidad de otros que le siguieron.

¿Y qué obras nos dejó, aparte del palacio que mandó construir en Granda al lado de la alhambra, en recuerdo de su luna de miel?: Pues la verdad, el historiador no refleja nada; muy al contrario, deja constancia del abandono de todas las obras públicas de España; desde “veredas y caminos; hasta fronteras y costas”.

            ¿Los beneficiarios españoles? Se saca la conclusión que fueron la nobleza o alta nobleza y el clero o alto clero; que acrecentaron notablemente sus posesiones o “Estados”… ¿el pueblo?, simplemente imaginémoslo dentro de sus impotencias y miserias… “pechando con todo, absolutamente todo”; manteniéndose férreamente controlado por el poder político, religioso e inquisitorial; que ya se preocupó de cerrar todas “las llaves”, para que nada que perjudicara a estos “sagrados intereses”, entrara en los reinos de España. Aquí a rezar y a seguir el… “hijos míos haced siempre lo que yo os diga… e iréis al cielo… si no ya sabéis lo que os espera… el infierno y sus llamas eternas”; amén.

Y así fueron pasando los siglos y mientras “de los Pirineos hacia arriba”, muchos pueblos progresaron; el español quedó “congelado” por los sucesivos reyes de la rama austriaca y luego los no menos nefastos borbones; que  llega hasta la cobarde huída de Alfonso XIII (1931) y surge la también nefasta II República… y hasta que todo ello termina con el estallido de la gran calamidad, que los demagogos achacan a Franco… cuando este fue simplemente un efecto, de tanto desastre como se venía acumulando, sobre las costillas de un pueblo siempre abandonado… y que “aún colea”; puesto que medio milenio después; “los demagogos de siempre lo engañan con una mentira monstruosa, como la que se está difundiendo de una parcial y tendenciosa memoria histórica; para que “la nueva nobleza” (ahora laica) siga chupando del bote, a tenor con los tiempos. Lo dijo François Revel, en su libro “El conocimiento inútil”… “el mundo está gobernado por la mentira”. Se le olvidó añadir al final, la palabra… “siempre”.

Antonio García Fuentes

Anuncios

diciembre 10, 2007 - Posted by | COLABORACIONES

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: