Plataforma Civico Radical

Politica Ciudadana

La Cuarta Postura

Hablar de doctrina social es un desafío difícil.

Cuando el pequeño niño escuchó que su madre le aconsejaba que para el dolor de cabeza tenía que comer una rodaja de pepino, él lo transformó en ley universal. Y hasta se lo aconsejó a sus hijos.
En realidad, se enteró tarde que el pepino fue la causa de su migraña durante la mayor parte de su vida, pues le perforaba el hígado.
La madre será lo que será, pero es la madre y nadie acepta que se la cuestionen, porque se considera el fruto de ese árbol sagrado.
Hablarles de doctrina social a los líderes sociales es como hablarles de su madre. La han bebido en la escuela, en los congresos, en las charlas y seminarios.

Siempre quise saber qué extraño fenómeno había logrado que la doctrina social adoptada por la mayoría de los países como meta universal, fuera hoy considerada por casi todos los políticos, como “el remedio” infalible a los problemas sociales.
Me refiero a esa Declaración Universal de los Derechos del Hombre de la ONU de 1948.
Esta “Declaración”, fue completada luego con el
“Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos”, y el
“Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales” y sus respectivos protocolos opcionales
Y así se conformó la
“Carta Internacional de los Derechos Humanos”.
Estos pactos fueron firmados en 1966 e imparten obligatoriedad jurídica a los derechos proclamados por la Declaración y entraron en vigor en 1976 y tienen ya 150 Estados partes.

Después de 60 años de vigencia esta doctrina poco ha logrado al respecto, por no decir que ha agravado la situación.

Haciendo un análisis pormenorizado, si bien tiene aspectos positivos relacionados con la discriminación y las dictaduras, se puede descubrir que esconde 4 aspectos que la transforman en un veneno más que en un remedio. Especialmente lo que hace a la legislación laboral

Si tuviésemos que describir esos puntos equivocados diríamos que
1. Exige que previamente a que un sistema económico social funcione, es necesario “mejorar” al ser humano, cosa que inmoviliza profundamente, porque habría que esperar décadas, si es que fuera posible “mejorar” a todos las personas que intervienen en la economía.
2. Mientras tanto, impulsa la “solidaridad obligatoria por ley” Los emprendedores y asalariados más esforzados, son obligados a ser solidarios con los emprendedores y asalariados menos esforzados. Produce abatimiento y haraganería.
3. Además instala la falsa convicción de que la economía suma cero, es decir que lo que se dé a uno, se le debe quitar a otro. No es cierto. La economía es el arte de hacer que todos y cada uno de los integrantes de la sociedad produzca más que lo que consuma.
4. Y especialmente aconseja cubrir “todas” las necesidades de los asalariados. Traducido esto significa que se le pague sólo por lo que necesite y no por lo que haga. Es lo peor que ostenta la actual doctrina social.

Pero además la doctrina social es amada arteramente por los dirigentes de todas las ideologías, para sojuzgar a sus adversarios:

La izquierda la ama porque es un freno para la derecha.
La derecha la ama porque es un freno para la izquierda.
Los de la tercera postura, que es la que gobierna actualmente en todos los países del mundo, la aman porque es un freno para la derecha y para la izquierda.

Los creyentes de muchas religiones la aman porque creen que es sabiduría revelada, porque se lo han dicho sus pastores.
Y los no creyentes la aman porque creen que completa la teoría evolucionista.

Entonces, los pocos que nos atrevemos a acusar a esta especie de dogma artificial, recibimos rechazo desde varios flancos.
Se imaginan cuando decimos que por el contrario, la solución a los problemas del mundo pasa por recuperar los naturales incentivos humanos a la acción, que serían como una especie de “negocio individual” de sembrar y cosechar, de que cada uno cobre por lo que haga y no sólo por lo que necesita para estar disponible al día siguiente para ir a trabajar.
Muchos aún creen que el bien individual es contrario al bien común!
No señores! El bien común no es otra cosa que la suma de los bienes individuales.

Nestor Gonzalez Leza

Anuncios

julio 6, 2009 - Posted by | EDITORIAL

2 comentarios »

  1. me gusta !! si es una cuarta postura.

    Comentario por ivan | junio 20, 2011

  2. El arma que tienen los asalariados es más poderosa que la que tienen los emprendedores.
    El trabajo es fuente de capital y no a la inversa como todo el mundo cree.
    Lo que ha sucedido en los últimos 200 años es una distorsión en las relaciones laborales que ha logrado la parálisis de los asalariados. En lugar de producir más y manejar sus excedentes, han sido engañados y creen que su arma es el boicot a los emprendimientos.
    La Cuarta Postura, la simbiosis copulativa de capital y trabajo con relaciones laborales que preserven la justicia remunerativa es lo que más les conviene hoy a los asalariados ¡y a los emprendedores!
    Me preguntarán..¿Quién engañó a los asalariados para que actúen exactamente al revés de lo que les conviene?
    Pues… la doctrina social asistencialista, con la excusa de defender a los pobres, propugna que el Estado confisque la tercera parte de los beneficios de todas las empresas.
    Ese dinero es de los asalariados de “esa” empresa!
    He escrito un libro que se llama “Siembra, y Cosecharás” y puede buscarse en la web y creo es la única salida a esta situación global insostenible.

    Hablarles de doctrina social a los líderes sociales es un desafío difícil, es como hablarles de su madre. La han bebido en el colegio, en los congresos, en las charlas y seminarios.

    No sé qué extraño fenómeno ha logrado que la doctrina social adoptada por la mayoría de los países como meta universal, habiendo fracasado en todos los frentes, sea considerada todavía por casi todos los actores sociales, como “el remedio” infalible a los problemas sociales.

    Me refiero a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de la ONU de 1948.

    Esta “Declaración”, fue completada luego con el “Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos”, y el “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales” y sus respectivos protocolos opcionales.

    Y así se conformó la “Carta Internacional de los Derechos Humanos”.

    Estos pactos fueron firmados en 1966 e imparten obligatoriedad jurídica a los derechos proclamados por la Declaración y entraron en vigor en 1976 y tienen ya 150 Estados partes.

    Después de 50 años de vigencia, esta doctrina poco ha logrado al respecto, por no decir que ha agravado la situación.

    Comentario por adarsha00 | julio 5, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: